¿Cómo relajarse? Actividades y tips de relajación

No hay duda de que el estilo de vida en el que vivimos puede ser estresante. Entre el trabajo, la familia y las obligaciones sociales, puede ser difícil hacer tiempo para uno mismo. Pero es importante dedicar tiempo a nosotros mismos para conseguir relajarnos.

La relajación puede ayudarnos a mantenernos sanos, tanto en tu cuerpo como en tu mente, ayudándote a recuperarte de las tensiones diarias que la vida te arroja. Por suerte, no importa lo ocupado que estés, es sencillo aprender a crear tiempo para relajarte y hacerlo de la mejor forma posible.

Formas de relajarnos fácilmente

Cuando se trata de formas de relajación, ¡cuanto más fácil sea, mejor! Si puedes encontrar cinco minutos en el día a día para ti mismo, podrás encontrar formas de relajación sencillas. Desde Ipsia os dejamos algunas maneras que os ayudarán a relajaros:

como relajarse

 

Respira

Los ejercicios de respiración son una de las formas de relajación más sencillas, y pueden calmar eficazmente tu cuerpo y mente si se encuentran en estrés, y lo mejor es que lo puedes hacer en cualquier lugar y en cualquier momento. Colócate en un lugar tranquilo y seguro, la cama, el suelo…donde te encuentres cómodo, y pon una de tus manos sobre el vientre. Inspire a la cuenta de tres y luego exhale a la misma cuenta de tres. Siente cómo tu vientre sube y baja mientras inspira y espira. Repita cinco veces, o el tiempo que necesite hasta que te encuentres más relajado.

Libera tensiones

Es habitual que al mismo tiempo que nos sentimos mentalmente estresados, también nos sentimos físicamente cansados. Por ello, liberar cualquier tensión física puede ayudar a aliviar el estrés en nuestro cuerpo y mente. Podemos acostarnos en una superficie suave, como una cama, una alfombra o una colchoneta de yoga, y realizar ejercicios tensionando una parte de nuestro cuerpo a la vez, y luego liberando lentamente los músculos.

Al hacer este ejercicio podrás notar como cambian las sensaciones de tu cuerpo. Muchas personas empiezan con los músculos de la cara o de los dedos de los pies, y luego se abren camino a través de los músculos de todo el cuerpo hasta el extremo opuesto.

Libera tus pensamientos.

Sacar las cosas de tu mente escribiéndolas puede ayudarte a relajarte. Cuando te sienta con estrés, tomar unos minutos para escribir cómo te sientes o cómo te va el día. Sólo concéntrate en expresarte para ayudar a liberar algo de tu estrés

Haz una lista

Cuando estamos estresados, tendemos a enfocarnos en las partes negativas de la vida en vez de las positivas. Pensar en las partes positivas de tu vida y escribirlas puede ayudarte a relajarte. Intente pensar en tres cosas buenas que te hayan pasado hoy y escríbelas, aunque sean cosas pequeñas como llegar al trabajo a tiempo o disfrutar del almuerzo con los amigos.

Visualiza tu calma

¿Alguna vez has oído la expresión «encuentra tu lugar feliz o tu paraíso«? Siéntate en un lugar tranquilo y seguro, y empieza a pensar en el lugar del mundo donde te sientas más tranquilo. Cierra los ojos e imagina todos los detalles relacionados con ese lugar: las vistas, los sonidos, los olores, los sabores… Por ejemplo, si piensas en la playa, puedes imaginar las olas, el sonido de los niños jugando en la arena, el olor del bronceador, el sabor de un helado de avellanas y la sensación de la arena bajo tus pies. Cuanto más te adentres en tu visualización, más podrás relajarte.

Conecta con la naturaleza

Pasar unos minutos en la naturaleza cuando te sientas estresado puede ayudarte a relajarte. Dar un pequeño paseo, o simplemente sentarte en un jardín puede hacer que dejemos el estrés atrás y nos relajemos.

Debemos tener en cuenta que la relajación no es sólo para los adultos, también es importante para los niños y los adolescentes. Por lo tanto, si su hijo necesita relajarse, ayúdelo con estos ejercicios o mejor aún, participe con el haciendo estos ejercicios de relajación. Al mismo tiempo que se relaja puedes fomentar la autorregulación y el comportamiento de tu hijo.

Beneficios de relajarse

Hay muchos beneficios en mantener el cerebro y el cuerpo relajados. La relajación equilibra los efectos negativos mentales y físicos del estrés que todos experimentamos en nuestro día a día:

  • Tener la capacidad de pensar más claramente y tomar mejores decisiones.
  • Poder resistir mejor futuras situaciones de tensión.
  • Tener una visión más positiva de la vida.
  • Mantener el cuerpo en mejor forma.
  • Disminuir el riesgo de ataque cardíaco, enfermedades auto-inmunes, trastornos de salud mental y otras enfermedades relacionadas con el estrés.
  • En los niños puede conllevar comportamientos de cooperación y menos problemas sociales.

Problemas o riesgos de no relajarse

El estrés es una parte de la vida cotidiana. En la mayoría de los casos se tratan de tensiones pequeñas, como sufrir un atasco de camino al trabajo o perder un pendiente.

Los mismos instintos útiles de «lucha» que obtenemos de estos momentos de estrés en nuestra vida pueden ser contraproducentes si no nos tomamos después el tiempo oportuno para relajarnos. La relajación no sólo significa sentirse bien, sino que es importante para tener buena salud.

El estrés del trabajo, la familia, las obligaciones sociales, e incluso, el ejercicio te terminan agotando si no dedicas tiempo a relajarte. Algunos de los riesgos de no relajarse lo suficiente son:

  • Dolor de cabeza y del cuerpo en general
  • Problemas para conciliar el sueño
  • Pérdida de memoria
  • Problemas cardíacos
  • Enfermedades relacionadas con el estrés
  • Aumento o disminución del apetito, con el correspondiente aumento o pérdida de peso
  • Aislamiento social y soledad
  • Adicciones a las drogas, el tabaco o el alcohol
  • Episodios depresivos (en ocasiones con pensamientos de suicidio)
  • Pérdida de interés por mantener una apariencia adecuada
  • Comportamientos irritantes
  • Disminución de la productividad en el trabajo o el colegio

En definitiva, el estrés forma parte de la vida pero no debemos dejar que saque lo peor de nosotros y nos controle. Buscar un ejercicio de relajación como los que hemos visto y practicarlo diariamente puede ser una buena medida preventiva para mantener el estrés relajado.

En caso de que estos ejercicios no te ayuden a reducir el estrés puedes ponerte en manos de un profesional que te recomendará un tratamiento personalizado para el estrés que se adapte a tus necesidades. Puedes ponerte en contacto con nosotros llamando al 605 818 512 o en el correo luisanton.ipsia@gmail.com.