Elevatofobia o miedo a los ascensores ¿Cómo superar esta fobia?

¿Eres alguien que prefiere subir las escaleras que tomar el ascensor? Lo llamas «hacer ejercicio» después de haber estado sedentario toda la mañana. O tal vez afirme que es una ruta más rápida. Ambas son razones típicas, normales y aceptables.

¿Pero qué pasa si tienes que estar en la sala de conferencias de la undécima planta en cinco minutos y llevas tu traje de negocios? ¿Preferirías subir por las escaleras? Si su respuesta es afirmativa, tal vez sea el momento de analizar sus razones para evitar los ascensores.

Los ascensores despiertan todo tipo de emociones en los pasajeros. Desde la incomodidad de la cercanía a los extraños hasta las sensaciones en nuestro intestino, los ascensores pueden ser una fuente de nervios para muchos, pero para algunos también pueden ser una fuente de terror. Profundicemos un poco en esto último y veamos en qué consiste este terror y qué se puede hacer para controlarlo.

Para empezar, ¿estar dentro de un ascensor le produce escalofríos o sudores? ¿O le provoca un recuerdo desagradable? Quizá recuerde películas que ha visto en las que ocurre algo terrible dentro de un ascensor. Desde El silencio de los corderos hasta el rey de todas las películas de terror en ascensores, Encontré al Diablo, de 2010, el ascensor se convierte en testigo de algo siniestro y horrible. Y tú no quieres tener nada que ver con ello.

Sabes que no eres claustrofóbico. También puedes lidiar con las alturas sin problemas. Y sabes que no vas a quedar atrapado dentro. Todo esto contribuye al miedo a los ascensores, pero no se aplica a ti. Sin embargo, estar dentro de uno te hace algo. Es difícil de explicar.

¿Qué es la elevatofobia?

Lo que tienes es un miedo a los ascensores, que se llama elevatofobia.

elevatofobia miedo a los ascensores

Lo más habitual es que se desencadene por una experiencia de quedarse atrapado en su interior, ya sea por un corte de luz o por mantenimiento técnico. Escuchar las experiencias de otras personas o ver una película sobre circunstancias similares puede provocar el miedo a que los ascensores se queden atascados con usted dentro.

Normalmente, los claustrofóbicos y los agorafóbicos también pueden desarrollar elevatofobia porque los desencadenantes y los objetos de estos miedos están relacionados. La claustrofobia es el miedo a los espacios cerrados y estrechos, mientras que la agorafobia es el miedo a quedar atrapado sin ningún medio de escape. Si se juntan las dos cosas, el ascensor se convierte en la combinación perfecta de ambas fobias. El espacio es limitado y cerrado, con un solo medio de entrada y salida. Puedes añadir otro punto de acceso si te planteas trepar por los cables como hacen en las películas, pero desde luego eso no es lo ideal.

Síntomas de la elevatofobia

Si por alguna razón un ascensor se detiene debido a una avería o alguna dificultad técnica, los pasajeros con elevatofobia pueden entrar en modo de pánico total. Incluso si el equipo de mantenimiento informa de que sólo será cuestión de minutos, para entonces, la mente de la persona se ha vuelto irracional con el miedo a que el ascensor se caiga, a quedarse atascado durante horas o a otros pensamientos desagradables.

Es de esperar que la persona presente los siguientes síntomas físicos:

  • Falta de aliento o respiración rápida
  • Boca seca
  • Sudoración excesiva
  • Escalofríos
  • Palpitaciones del corazón
  • Hiperventilación
  • Náuseas
  • Debilidad
  • Mareos
  • Vómitos

Además, te invade esa ansiedad abrumadora en la que sientes que no tienes ningún control sobre la situación. Empieza a temer lo desconocido y se llena de pensamientos negativos sobre la muerte y el destino inminente. Te vuelves irracional y no respondes.

Posibles complicaciones de la elevatofobia

Cuando el pánico se instala, la posibilidad de emergencias relacionadas con condiciones preexistentes puede darse a conocer. Esto puede incluir crisis de salud graves como ataques cardíacos o ataques de asma.

Cuando esto sucede, el miedo se convierte en una emergencia médica. Los viajes en ascensor no duran mucho; son cuestión de minutos o incluso menos. Pero el hecho de que una persona pueda pasar del pánico a una situación médica casi mortal clasifica el miedo a los ascensores como una «fobia dura».

¿Cómo superar el miedo a los ascensores?

Es probable que su miedo a los ascensores interfiera en su vida social y laboral y en sus relaciones. No todo el mundo entiende que la elevatofobia, como la mayoría de las fobias, puede ser incapacitante. Pero no se desanime. Dependiendo del nivel de tu miedo y de tu nivel de control, puedes afrontar y gestionar gradualmente tu fobia.

Aquí tienes algunas recomendaciones que puedes probar:

Haga una lista de todo lo que implica viajar en un ascensor

Este es un enfoque sistemático para superar la ansiedad. Siguiendo un proceso paso a paso, puedes identificar dónde el miedo es más fuerte. Puede escribir una lista de pasos como pulsar el botón superior y esperar a llegar a esa planta, ver cómo se cierra y se abre la puerta, estar solo dentro del ascensor o tener retrasos en la apertura de las puertas. Ahora intente hacer lo contrario. Por ejemplo, mirar en dirección contraria a la puerta u ocuparse con el teléfono para distraerse.

Cree su escalera de miedo

Aunque el nombre diga miedo a los ascensores, no es todo el proceso lo que te asusta. Sólo hay fases y partes de la experiencia de viajar en ascensor que te causan pánico. Así que vuelve a la lista que creaste inicialmente y etiqueta el nivel de miedo que sientes. También puedes hacerlo numéricamente, por ejemplo, el diez es «realmente aterrador», el seis, «aterrador manejable», y el uno, «nada aterrador». Puedes poner los niveles de miedo correspondientes para poder dedicar más tiempo y esfuerzo a las actividades que te dan más miedo.

Enfréntate a tu miedo

A estas alturas, ya has identificado lo que más te asusta. Puedes intentar realizar acciones repetitivas para minimizar tu miedo y aumentar tu sensación de «normalidad». Recuerda que cuanto más tiempo te expongas a tu miedo, mejor manejarás tus emociones. Si te sientes abrumado, detente. Presionarse demasiado rápido y demasiado pronto puede ser contraproducente. Modifica tu ritmo y ve más despacio.

Habla de tu miedo

Desgraciadamente, la gente no se apresura a ofrecer comprensión y apoyo. Tienes que contarles lo que te pasa antes de que puedan empatizar. Habla con alguien en quien confíes y pídele su apoyo, especialmente en la fase inicial de superación de tu miedo. Si tienes demasiado miedo para subir al ascensor solo, puedes pedirle que te acompañe y, antes de que te des cuenta, estarás en tu planta y no habrá habido ningún indicio de pánico.

Aprenda a ser paciente

Sé paciente contigo mismo y con tu situación. Al fin y al cabo, se trata de tu lucha contra el miedo. Es posible que tenga que hacer cientos de prácticas en el ascensor antes de que el miedo se controle. Incluso entonces, es posible que haya algunas vacilaciones y episodios de nerviosismo. Estos son aceptables y esperables, así que no te compliques y felicítate por cada progreso.

Buscar ayuda profesional

Además de la autoayuda, siempre puedes recurrir a la ayuda de un profesional médico para que te ayude con tu elevatofobia. Hablar con alguien que tenga experiencia en casos similares puede ser reconfortante, porque sabes que no estás solo y que esta situación puede mejorar.

Habla con tu médico sobre la gravedad de tus miedos y los síntomas que experimentas. Explica cómo te enfrentas a ellos para intentar controlarlos. Realiza un examen y una historia clínica para asegurarte de que no hay problemas no relacionados o subyacentes que puedan enmascarar tus síntomas.

Normalmente, las fobias de este tipo se abordan con una combinación de psicoterapia y medicación. Su médico hablará de estas opciones con usted, y depende enteramente de usted, con la recomendación de su médico, lo que quiera seguir.

En cuanto a la psicoterapia, el tipo más común es la terapia cognitivo-conductual (TCC), cuyo objetivo es ayudarle a encontrar formas diferentes de comportarse, pensar y reaccionar cuando esté a punto de entrar en un ascensor o cuando ya esté dentro de él.

En cuanto a los medicamentos, existen los betabloqueantes y las benzodiacepinas, pero tenga en cuenta que pueden tener efectos secundarios. Cualesquiera que sean estos efectos secundarios, debe comunicarlo rápidamente a su médico.

Consejos sencillos para superar la elevatofobia

Los ascensores no son perfectos, pero la probabilidad de que funcionen mal, se caigan o se atasquen es muy baja. Si no está totalmente seguro de esta información, puede ayudar a superar su elevatofobia aprendiendo los consejos de seguridad comunes de los ascensores y las operaciones básicas de los mismos. Esto debería ayudar a frenar su leve temor hasta que se sienta más seguro de sí mismo.

Además, a continuación se indican algunas cosas que puede hacer para superar gradualmente su miedo a los ascensores, tanto al subir como al montar en uno.

  • No es emocionante, pero observa cómo sube y baja el ascensor donde puedas tener una buena visión de él. Te darás cuenta de que entrar en uno es algo normal, y todo el mundo sale sano y salvo, por no hablar de que no transpira.
  • Mientras lo montas, haz una lista mental de las cosas que tienes que hacer en el día.
  • Repasa el abecedario y, por cada letra, piensa en el nombre de una chica. Si aún no has llegado a tu piso, haz el mismo proceso, pero esta vez piensa en un nombre de chico.
  • Repasa tus redes sociales. Comenta, dale a «me gusta» y comparte.
  • Métete en la boca unos súper caramelos de menta.
  • Propónte ir en ascensor al menos dos veces al día.

Sí, la elevatofobia puede ser un reto en el mundo actual, pero no permita que el ascensor gane. No dejes que te impida aceptar ese trabajo en el último piso o asistir a una reunión social en la azotea. Claro que puedes tomar las escaleras si insistes y llegar sin aliento y sudado, con la fiesta a punto de terminar. Pero, ¿es ésta la calidad de vida que busca?

Los ascensores están diseñados para hacer la vida más fácil. Hay formas garantizadas de ayudarte a superar la elevatofobia. Dé el primer paso y busque ayuda. Pronto se verá paseando por los pisos y esas arduas subidas de escaleras serán poco más que un recuerdo.

¿Necesitas ayuda?