Estrategias de regulación emocional de las emociones negativas y trastornos emocionales

¿Que son las estrategias de regulación emocional?

Las estrategias de regulación emocional son los mecanismos, conductas o formas que utiliza el individuo para controlar o para regular las emociones y sensaciones internas asociadas al malestar o a la ansiedad.

¿Cómo se generan las estrategias de regulación emocional?

Todos los niños al nacer necesitan el amor, el afecto y los cuidados  de sus cuidadores para sobrevivir. La sensación de bienestar y de calma en el niño está completamente ligada al vínculo de apego.

La relación emocional adecuada con la madre, y otros cuidadores, es el mecanismo más eficaz para que el niño se sienta seguro y en calma y que posteriormente, desde esa base segura, aprenda a autoregularse por sí mismo en situaciones  de estrés en las diferentes etapas de su vida.

emociones

Pero si se producen rupturas frecuentes en el apego o no hay una congruencia entre las necesidades del niño en el momento y la respuesta de los cuidadores se creará en el niño una sensación de falta de seguridad, de no estar en control, de alerta y una sensación de amenaza interna o externa que desborda sus capacidades, y,  con el tiempo, buscara cualquier otro recurso o conducta o estrategia disponible para regularse como objetos, actividades, drogas, amigos…

Los niños, desde una edad muy temprana, tienen que adaptar su comportamiento al de los cuidadores y crear estrategias para disminuir la incertidumbre dependiendo de las acciones u omisiones de los padres. Los niños actuarán y se regularan de forma distinta en función de cómo lo hagan los padres.

En la adolescencia cambian los retos, las amenazas y también los recursos disponibles. Las estrategias de regulación se vuelven más complejas, se suele implicar a personas fuera del ámbito familiar y a veces resultan muy patológicas como las drogas o los trastornos alimenticios.

Estas estrategias serán posteriormente las semillas de la personalidad que desarrollarán en la vida adulta

Las estrategias de regulación para reducir el malestar y conseguir un nuevo equilibrio irán pues modificándose a medida que  se va pasando de la infancia a la pubertad y a la edad adulta y  también van a ser distintas  según el tipo de apego que el individuo haya tenido en la infancia y, así, el tipo de apego con el que el individuo haya aprendido a regularse en consonancia con sus cuidadores durante la infancia marcará muchas de las estrategias que usará en la adolescencia y en la edad adulta.

Los adultos con un apego seguro no necesitan elementos externos para regularse. Sin embargo las personas con apego inseguro sienten que cualquier situación negativa puede desestabilizarles y buscan elementos externos para encontrar esa seguridad que son incapaces de encontrar por sí mismos.

Estrategias de regulación y trastornos emocionales.

Los mecanismos de regulación creados para poder tener sensación de control y seguridad son los que con el tiempo provocan la patología. Los mecanismos de regulación pueden resultar patológicos si falla la relación de apego con los cuidadores.

Los trastornos emocionales son, en la mayoría de las ocasiones, el resultado de los mecanismos de regulación que fueron empleados para poder obtener una sensación de control.

El listado de patologías que se pueden padecer como forma de regulación emocional es muy amplio; podemos destacar entre otras las siguientes:

  • Los trastornos de ansiedad, ataques de pánico, agorafobia.
  • Los trastornos obsesivo compulsivos.
  • Los trastornos alimenticios (anorexia, bulimia, u obesidad).
  • Los miedos o fobias.
  • Las adicciones (dependencia emocional, drogas, alcoholismo, ludopatía).
  • La pertenencia a grupos violentos o sectas o utilizar el sexo como forma de conseguir afecto.
  • Los rasgos de personalidad patológicos como volverse perfeccionista o indolente para evitar la culpa o volverse cuidador sacrificado o narcisista para no sentir la vergüenza.
  • Y si estos mecanismos fallan o no son suficientes se puede generar depresión, disociación traumática o trastornos de personalidad graves,

¿Qué se hace en la terapia de los trastornos emocionales?

En la terapia psicológica vamos a crear momentos en los que el paciente pueda tener experiencias correctoras que le ayuden primero a darse cuenta de sus estrategias o soluciones intentadas ineficaces que aprendió de niño, para posteriormente cambiarlas.

Se trataría de volver a vivir esas experiencias  desde la perspectiva del paciente como adulto con el apoyo del terapeuta y ayudar a corregir muchas de las situaciones vividas en la infancia en relación con sus cuidadores facilitando aprendizajes nuevos mucho más útiles y sanos.