¿Qué es el miedo a conducir o la amaxofobia?

Tener la capacidad de subirse a un coche y conducir hasta su destino es una libertad que la mayoría de nosotros da por sentada. Por desgracia, algunos de nosotros tenemos un miedo debilitante que puede obstaculizar esta simple libertad.

miedo a conducir amaxofobia

El miedo a conducir puede ser lo suficientemente poderoso como para limitar o incluso prohibir a algunos la conducción. Vamos a repasar el miedo y la fobia conocidos como amaxofobia. Tal vez con un simple conocimiento y debate podamos resolver los problemas y dejar el miedo en el espejo retrovisor.

¿Qué es la amaxofobia?

La amaxofobia se refiere al miedo a conducir, así como a las sensaciones o lugares asociados a la conducción.

Por ello, existe cierto solapamiento entre la amaxofobia y otras fobias. Por ejemplo, una de las formas en que puede manifestarse la amaxofobia es el miedo a quedar atrapado en los pequeños límites de un coche y no poder escapar debido al tráfico. Si crees que eso suena un poco a claustrofobia, estarás en lo cierto.

Otros afectados son incapaces de ponerse al volante de un coche sin quedarse helados de miedo. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta que la amaxofobia puede manifestarse de muchas formas. No tiene por qué implicar necesariamente un miedo a los lugares pequeños y confinados, o estar «atrapado» en algún lugar y no poder salir, o accidentes anteriores o malas experiencias con los coches. Los ataques de pánico son una manifestación común de la amaxofobia.

Algunos de los miedos más comunes que se manifiestan como amaxofobia incluyen:

  • El miedo a sufrir otro accidente, si es que un accidente es el desencadenante.
  • Ansiedad severa hasta el punto de ser incapaz de conducir o incluso de moverse potencialmente mientras se está al volante.
  • Miedo al miedo. La vepofobia puede manifestar el miedo a tener miedo, y eso y el consiguiente ataque de pánico mientras se conduce pueden provocar otro accidente.
  • El miedo a que su conducción pueda causar daño a otra persona, especialmente a un ser querido.

Muchos luchan contra la amaxofobia

Si usted sufre de amaxofobia, puede ser demasiado fácil sentirse tonto, aislado o solo. Después de todo, ¿quién ha oído hablar de tener miedo a conducir? Debes ser la única persona tan débil como para sentirte así, ¿verdad?

Pues no es una tontería. No eres débil. Y no estás solo. Según un estudio, entre el 25 y el 30 por ciento de los implicados en accidentes experimentan alguna forma de TEPT en los primeros treinta días del accidente.

Con hasta seis millones de accidentes automovilísticos que ocurren al año, usted hace las cuentas. Incluso si no quieren declararse, lo más probable es que haya muchas personas con diversas formas de síntomas de amaxofobia, al igual que usted. Algunas personas tienen miedo a conducir por las autopistas, otras tienen miedo a conducir por los puentes y el muy común miedo a conducir en la nieve. Todos ellos son miedos similares, pero pueden haber sido desencadenados por circunstancias diferentes.

¿Por qué es importante?

Porque, con demasiada frecuencia, consideramos que el número significa poder o legitimidad. Si una o dos personas temen algo, las condenamos al ostracismo y las llamamos débiles o cobardes (lo que no ayuda en nada a su situación). Sin embargo, si hay muchas personas con los mismos temores y condiciones, de repente la sociedad tiene más facilidad para tomarlas en serio.

Además, al haber más personas, hay más datos, lo que significa que hay más posibilidades de tratar o incluso curar la enfermedad. A medida que más personas hablan de la amaxofobia, tenemos más posibilidades de tratarla.

Causas del miedo a conducir o de la amaxofobia

Como se ha mencionado anteriormente, hay varias causas potenciales de la amaxofobia.

Aunque no es una causa universal, la amaxofobia se encuentra más comúnmente en aquellos que han estado en un accidente en el pasado. En estos casos, se establece una asociación mental similar a la del TEPT entre esa catástrofe y el hecho de sentarse en un coche. Además, si se padecen otras afecciones que pueden solaparse con la amaxofobia (por ejemplo, la claustrofobia), una de ellas puede desencadenar o exacerbar la otra.

Además de las causas nacidas de sufrir un accidente o una afección relacionada, algunos otros desencadenantes potenciales son:

  • Ser testigo de un accidente.
  • Miedo infantil a los coches.
  • Aversión extrema a conducir en condiciones intensas, como lluvia o nieve intensas.
  • Miedo a conducir cerca del agua, acantilados u otras zonas que asocie con accidentes.
  • Miedo a conducir en la autopista debido a las altas velocidades, el tráfico, los accidentes, la imposibilidad de salir del coche, etc.
  • Haber recibido un grito o una reprimenda severa por parte de un instructor de conducción o un pasajero.
  • Ver animales grandes corriendo delante de tu coche y/o tener miedo de atropellarlos.
  • Estar rodeado de conductores demasiado agresivos.

Síntomas de la amaxofobia

Dependiendo de la naturaleza de su amaxofobia y de cuáles sean sus factores desencadenantes, puede sufrir una serie de síntomas, entre los que se incluyen los siguientes:

  • Temblores
  • Sudoración
  • Respiración aguda y superficial
  • Tensión extrema que se traduce en opresión en el pecho, frecuencia cardíaca elevada, dolor muscular, etc.
  • Náuseas
  • Ataques de pánico

Además, hay más síntomas psicológicos de la amaxofobia. Por ejemplo, si busca constantemente una excusa para no conducir, incluso cuando se trata de un viaje corto o sencillo a un lugar situado a pocos minutos, la amaxofobia puede ser un factor.

Aunque el miedo a conducir puede no parecer un gran problema para el resto de nosotros, para quienes lo padecen, la amaxofobia puede imponer algunas limitaciones vitales incapacitantes. Lo más evidente es que hace que conducir sea casi imposible. Esto puede suponer un duro golpe para su sustento y estilo de vida. Además, en una ciudad con un transporte público deficiente y una alta proporción de conductores como Los Ángeles, puede dificultar los desplazamientos.

Todo esto puede causar una gran angustia y hacer que te sientas aislado y miserable.

Tratamientos de la amaxofobia

Por lo tanto, la amaxofobia es claramente una condición preocupante. Pero te preguntarás cómo superar el miedo a conducir.

Un método de autotratamiento para la amaxofobia es simplemente vencer el miedo de frente. Ponte al volante y vuelve a entrenar tu cerebro para que no tenga miedo a conducir. Por supuesto, es mucho más fácil decirlo que hacerlo, y nadie debería presionarle para que lo haga si no está preparado. (De hecho, es probable que hacerlo sólo empeore tu amaxofobia).

Si busca una forma más controlada de autotratamiento, puede considerar la posibilidad de realizar un curso de conducción defensiva. Una de las principales causas de la amaxofobia es la sensación de impotencia y exposición al conducir. Los cursos de conducción defensiva pueden ayudarle a sentirse más «en control» mientras está al volante, lo que a su vez puede ayudar a mitigar su amaxofobia.

Si busca un enfoque más profesional, puede considerar la posibilidad de hacer terapia. Hablar de una fobia con alguien de confianza puede ser extremadamente catártico, y esto también es cierto en el caso de la amaxofobia. Esto puede ser especialmente útil si padece un trastorno de estrés postraumático o si la causa principal de su amaxofobia fue un accidente. Un terapeuta capacitado puede ayudarle a desentrañar los sentimientos y los vínculos psicológicos que ha formado a raíz de su accidente, ayudándole así a enfrentarse a ellos y, en última instancia, a vencerlos.

Los terapeutas también pueden facilitar el enfrentamiento con el miedo. Pueden guiarte en el proceso, haciendo que te familiarices poco a poco con tu coche y el proceso de conducción, ayudándote a desentrañar tus sentimientos y a permanecer tranquilo todo el tiempo. Esto se conoce como terapia de exposición prolongada, y junto con el apoyo de su terapeuta puede ser un cambio de juego.

Si sufres de tensión y ansiedad extremas, puedes considerar la hipnoterapia. La eficacia de estos tratamientos varía de una persona a otra, por lo que es conveniente que primero pidas la opinión de un médico o terapeuta.

El médico o el terapeuta también pueden recetarte medicamentos para ayudarte a controlar la ansiedad. Los betabloqueantes y los sedantes son dos medicamentos comúnmente recetados para la amaxofobia.

Aunque se necesitan más ensayos para establecer su eficacia, también ha habido algunos indicios prometedores de que la realidad virtual puede utilizarse para tratar esta afección.

Por último, como ya se ha dicho, no estás solo. La fuerza está en los grupos, y un grupo de apoyo puede ser una forma estupenda de ayudar a vencer el miedo a conducir. Reunirse y hablar con personas con miedos y experiencias similares con la amaxofobia puede ayudarle a romper la sensación de aislamiento y vergüenza que acompaña a la afección mientras se esfuerza por conquistar su miedo.

¿Necesitas ayuda?