¿Qué es la ombrofobia? Y cómo tratar el miedo a la lluvia

Hay temores aparentemente infundados que pueden afectar negativamente a la vida de las personas. Conozcamos la fobia a la lluvia (ombrofobia) y cómo curarla.

En lo que respecta a las fobias, la lista es tan extensa que es realmente difícil seguir la pista o conocerlas todas. Desde el miedo a la oscuridad, hasta el miedo a los insectos o el miedo a estar solo en casa, hay muchas otras fobias menos conocidas pero no menos inofensivas.

ombrofobia miedo a la lluvia

Al fin y al cabo, uno de los aspectos negativos de las fobias es el sentimiento de soledad que a menudo experimentamos y que rara vez se alivia hablando de ello, porque a menudo a quienes no experimentan una determinada situación les resulta muy difícil entenderla.

Entre los muchos miedos, uno que mucha gente cree experimentar en solitario pero que afecta a muchas personas es la pluviofobia, o el miedo a los fenómenos atmosféricos relacionados con la lluvia, como los truenos o el viento.

Se trata de un miedo difícil de afrontar porque, obviamente, los fenómenos meteorológicos no se pueden evitar. Por lo tanto, lo único que puede hacer es comprender mejor de qué se trata y qué puede hacer para resolver el problema subyacente.

Fobia a la lluvia: qué es y cómo resolverla

Cualquiera que sufra una fobia sabe que a menudo es difícil controlarla. Se trata de reacciones muy fuertes que van más allá de la razón y, por tanto, son difíciles de prevenir y controlar.

Experimentarlas es tan agobiante que uno de los mayores temores suele ser el miedo a volver a experimentar esas sensaciones desagradables. Y, sin embargo, parecen destinados a repetirse cada vez que se produce el desencadenamiento.

En el caso de la pluviofobia (también conocida como ombrofobia), el miedo es a la lluvia y a otros fenómenos meteorológicos. Los truenos, los relámpagos y el viento también dan miedo. Se trata de una fobia muy difícil de controlar y que se presenta con frecuencia, especialmente en invierno, lo que puede dificultar la vida de quienes la padecen.

Sufrirlo durante mucho tiempo, entre otras cosas, puede provocar problemas de ansiedad, que en los peores casos pueden derivar en ataques de pánico.

Por esta razón, es más importante que nunca aprender a reconocer y entender cómo superar la ombrofobia para poder vivir mejor y no preocuparse constantemente por el mal tiempo.

Fobia a la lluvia: los síntomas

Empecemos por tratar de entender los síntomas más comunes de la fobia a la lluvia. Los que se producen cuando llueve o hace viento o cuando el tiempo amenaza con empeorar, lo que provoca rayos, truenos, relámpagos, viento, lluvia y granizo.

  • Hiperventilación
  • Taquicardia
  • Dificultad para respirar
  • Náuseas
  • Dolores de cabeza
  • Sensación de opresión en el pecho
  • Vientre de la muerte
  • Problemas gastrointestinales

Estos síntomas son comunes a casi todas las fobias y pueden hacer la vida muy difícil a quienes las padecen. Especialmente si el motivo es imposible de predecir o gestionar, como es el caso de los fenómenos meteorológicos relacionados con la lluvia.

También hay que recordar que estos síntomas tienden a aumentar con la extensión del problema.

Tratamiento de la fobia a la lluvia

En cuanto a los motivos, éstos suelen encontrarse en el pasado de quienes padecen esta fobia, ya que suelen estar ligados a sucesos traumáticos vividos y a los que, por alguna razón, se ha vinculado un evento meteorológico que, cada vez que se produce, desencadena una reacción de miedo.

Por ello, el único camino a seguir es la terapia. Al consultar a una consulta de psicología especializada, es posible analizar en profundidad el origen del problema y proceder a una de las muchas soluciones posibles.

Entre ellas, las más utilizadas son las vinculadas a la reconstrucción de las causas en el origen del miedo y la exposición a situaciones capaces de desencadenar la ansiedad a niveles inferiores para aprender a gestionarla y dar las herramientas adecuadas para afrontar también la pluviofobia.

Lo importante es que hay una solución, y como la pluviofobia es una de las fobias más difíciles de vivir, el consejo es no perder el tiempo ni aislarse innecesariamente con su dolor. Lo correcto es hacer un esfuerzo para encontrar una solución. Sólo así podrás contar con una vida más serena y 100% vivible sin miedo.

 

¿Necesitas ayuda?