Tratamiento Crisis Vitales Zaragoza

“Hay un fluyo y reflujo en los asuntos de los hombres, que si se toma en la subida, lleva a la fortuna y, si se descuida, toda la travesía de la vida queda encallada en bajíos y en miserias”

W. Shakespeare. En su obra “Julio Cesar”.

Una crisis vital es una experiencia transitoria de estrés, de desbordamiento o de quiebra personal, que en algunos casos llega a ser traumática, y que viene provocada por un cambio vital.

Lo que diferencia a la crisis de otros tipos de estrés es la convicción o decisión interna en quien la sufre de que la situación es insostenible y de que es preciso hacer algo para superarla.

Se le llama también “crisis emocional” por la gran activación psicológica que con frecuencia conlleva y por la vivencia de incapacidad para afrontar o superar la situación.

Una crisis puede suponer el empeoramiento o la destrucción de una trayectoria de vida pero también su mejora y fortalecimiento.

De hecho los chinos escriben la palabra crisis a través de un ideograma que contiene dos figuras, una significa dificultad o peligro y la otra oportunidad.

Hay dos grandes grupos o tipos de crisis:

  • Crisis Evolutivas: es una situación que tiene un origen interno. Se deben a los cambios en nuestro desarrollo físico y psicológico en las diferentes etapas de la vida y a los retos o tareas psicosociales que conlleva cada etapa.
  • Crisis Circunstanciales: se deben a cambios en el ambiente de la persona. Algunas de estas crisis son, por ejemplo, cambios laborales, situaciones e desempleo, un accidente, una catástrofe, la muerte de un familiar, una ruptura de pareja, un divorcio… etc.

Tratamiento de crisis vitales en Zaragoza

En IPSIA PSICOLOGIA tratamos las crisis vitales para que la persona vuelva a conseguir un estado emocional estable a través de la creación de nuevos recursos y de un crecimiento interno personal, que le permitan recomponer sus fuerzas, tomar decisiones acertadas y promover acciones dirigidas a superar o adaptarse a los cambios  de la nueva situación.

Utilizamos en nuestro trabajo la Terapia de Aceptación y Compromiso (ACT), que entiende el sufrimiento humano como una condición de la vida de las personas, ofrece alternativas terapéuticas para distanciarse del malestar y promueve la orientación de la vida hacia los valores elegidos.

También utilizamos, en diferentes momentos del  tratamiento en Zaragoza, el EMDR, las técnicas de Integración Cerebral (TIC) y la Hipnosis.