Terapia de Integración Cerebral (TIC)

Técnica de las Gafas Hemisféricas y Técnica de un Ojo por Vez

Si bien nos imaginamos a nosotros mismos con un solo cerebro, funcionalmente tenemos dos cerebros: el hemisferio izquierdo (HI) y el hemisferio derecho (HD). Ambos necesitan estar coordinados y sincronizados y siempre usamos ambos lados de nuestro cerebro, intercambiando permanentemente su actividad en un ida y vuelta, para obtener los mejores resultados de ambos.

Existen considerables funciones comunes entre ambos hemisferios, pero también existen considerables diferencias. El hemisferio cerebral dominante (el hemisferio izquierdo en las personas diestras) almacena los recursos, los sentimientos y los pensamientos o creencias positivas, el otro hemisferio, el no dominante, (el hemisferio derecho en diestros) almacena los traumas y los sentimientos y creencias negativas.

Hay ocasiones en que nos quedamos “pegados” al hemisferio derecho e incapaces de conectarnos con el hemisferio izquierdo por causa de una vivencia traumática o estresante. Cuando la persona vive un trauma o una situación negativa estresante, queda fuera de conexión el hemisferio izquierdo y por tanto la comunicación entre los hemisferios se bloquea total o parcialmente, provocando de esta manera la patología o perturbación.

Con las Técnicas de Integración cerebral se consigue que aumente la capacidad de comunicarse entre si los hemisferios, y al contrastar y ligar rápidamente emociones y creencias negativas que pertenecen al hemisferio cerebral derecho, con las soluciones y recursos del hemisferio cerebral izquierdo, se consigue, de manera rápida y eficaz, la modificación de pensamientos y sentimientos negativos y con ello se logra una modificación considerable o una curación definitiva de la sintomatología perturbadora que sufre la persona afectada por distintos cuadros psicopatológicos como: