Mindfulness

Mindfulness es la capacidad de ser conscientes, con atención y aceptación y de la experiencia directa que vivimos momento a momento.

En nuestro día a día podemos vivir con el piloto automático enfrascados en nuestros pensamientos en cuyo caso nuestra  mente estará en cualquier sitio o podemos vivir conscientes, atentos y concentrados en el presente con todos nuestros sentidos.

Imagínate que estás contemplando el mar. En ese momento tu mente puede estar diciendo “mira que alta esta la marea y que fuerza tienen las olas”“esos pobres pescadores que mal lo tienen que pasar cuando el mar está as픓por nada del mundo me metería en ese mar”“que miedo da”

Pero hay momentos en que puedes estar no haciendo más que contemplar el mar. Tu mente está tranquila. No discurren pensamientos por tu cabeza, simplemente aprecias, registras y sientes esa fuerza de las olas golpeando las rocas, ese sonido estruendoso, la humedad, el olor a agua marina….etc.

En el primer paso estamos funcionando con un proceso de pensamiento, es lo que llamamos el Yo Pensante, esa parte de nosotros que piensa, planea, juzga, compara, imagina, analiza, recuerda, crea y fantasea.

En el segundo caso estamos funcionando con un proceso distinto, estamos  observando, dándonos cuenta del espectáculo que tenemos ante nuestros sentidos. Es lo que llamamos el Yo Observante.

El Yo Observante no piensa en la experiencia  sino  que la registra y es consciente de ella directamente.

La mayoría de los que vivimos en el mundo occidental tenemos una escasa idea y prestamos poca atención a este proceso psicológico que llamamos el Yo Observante.

La práctica del Mind Fulness que tiene sus raíces en algunas tradiciones meditativas orientalesse ha incorporado con fuerza al campo de la Psicoterapia en los últimos años como una valiosa herramienta terapéutica que potencia esos procesos de estar conscientes, concentrados y atentos en la realidad presente.

Los efectos de la práctica del Mindfulness son:

  • El desarrollo de la capacidad de concentración de la mente.
  • Este aumento de la concentración trae consigo la serenidad.
  • El cultivo de la serenidad nos proporciona una mayor comprensión de la realidad y que podamos vivirla como  es.
  • Facilita el que podamos regular las propias emociones.
  • Proporciona mayor flexibilidad cognitiva.
  • Nos capacita para cultivar con mayor facilidad estados y rasgos positivos.